Parejas

AUN PODEMOS SALVARLO

La terapia de pareja constituye un espacio para la identificación y tratamiento de aquellos factores tanto individuales como relacionales que generan y mantienen el conflicto o la tensión. El objetivo es mejorar la calidad de la relación y la satisfacción de los miembros de la pareja. Para su consecución, generalmente se valoran y potencian las habilidades de comunicación, la resolución de conflictos, la comprensión mutua y la satisfacción con el otro.

Los principales signos suele relacionarse con el conflicto y el malestar consecuente. Los problemas subyacentes acostumbran a relacionarse con un déficit de comunicación, falta de habilidades para la resolución de conflictos, distanciamiento de los miembros, cambio de prioridades vitales, desavenencias en el entorno familiar o personas cercanas, dificultades sexuales, división no equitativa de las tareas domésticas o económicas, celos o territorialidad, problemas de salud, adicciones, etc.

La relación de pareja puede ser un pilar que favorece el bienestar, pero también puede suponer una fuente de tensión emocional que puede llegar a afectar la salud de sus miembros. Cuando no funciona, es fácil permanecer en dinámicas relacionales que conlleven escalada en el conflicto, distanciamiento afectivo, control o desequilibrios de poder.

Todas las sesiones tienen una duración aproximada de 60 minutos. La frecuencia entre las mismas se adecúa a la necesidad y disponibilidad de cada paciente. Generalmente se comienza con una frecuencia semanal o quincenal que pasará a ser más distanciada cuando se perciben mejorías significativas.